“Mi corazón palpita rápido y siento que me ahogo… el doctor dice que mi corazón está bien… no sé qué hacer”. Por Nélida Tanaka

Psicóloga Nélida Tanaka

El primer paso es reconocer sus sentimientos para no acumular estrés, dice la psicóloga.

Por Nélida Tanaka*

Consulta: “De repente mi corazón empieza a palpitar aceleradamente y siento que me ahogo, mis manos se entumecen y tengo miedo al pensar que me voy a morir, siempre temo que me dé un ataque de nuevo, es algo horrible. Tuve un examen médico con electrocardiograma también pero no me encontraron nada. El doctor me dijo que no tengo ningún problema en el corazón y que lleve una vida sin estrés. Ahora estoy tomando tranquilizantes pero no quiero depender de medicinas. Lo raro es que este resultado no me tranquilizó porque igual me vienen y no se qué hacer para controlarlos. He estado fijándome cuándo me vienen los ataques pero no le encuentro ninguna relación con mi estado de ánimo, no sé que hacer”.

Respuesta: Comprendo que no le haya tranquilizado saber que no padece de alguna enfermedad física ya que los ataques le siguen viniendo y no sabe cómo controlarlos. El médico le dijo que tenga una vida sin estrés, lo cual sería ideal, pero todos sabemos que siempre encontraremos contratiempos, disgustos, frustraciones y tristezas que inevitablemente, son parte de la vida. Ciertamente estos estres son inevitables pero el efecto posterior depende según como se los trate,

El primer paso está en reconocer cómo nos sentimos. ¿Nos hemos sentido heridos, o humillados, o molestos por las palabras que alguien cercano haya proferido? Los sentimientos positivos como sentirse contento, alegre, agradecido, son más fáciles de identificar y reconocerse. Por otro lado, otros como la ira, la soledad, la impotencia, la pena, son más difíciles de reconocer. La conciencia restringe que sintamos rencor, envidia, rabia. Sin embargo, estos sentimientos tienen su razón de ser, son reacción natural a los estímulos provenientes de otras personas o situaciones y también, de los recuerdos pasados. Entonces validar estos sentimientos, reconocer cómo nos hemos sentido analizando una situación nos ayuda a dar el primer paso, estamos otorgando a nuestro yo interior la posición que se merece. Muchas veces, uno puede identificar sus sentimientos al hablar sinceramente en una relación de confianza, cuando uno sabe que va a ser aceptado, esta empatía por parte de otro ser humano nos da fortaleza.

Al haber reconocido nuestros sentimientos, viene el segundo paso, si nos hemos sentido dolidos por las palabras de alguien, ¿debemos expresar cómo nos hemos sentido? Y si es así, ¿como lo expresamos? ¿y a quién se lo decimos? ¿O razonamos que es mejor quedarnos callados? En este caso, ésta debe ser una decisión intencionada. Aguantarnos es muy estresante, no así cuando decidimos no decir nada porque es una actitud basada en lo que hayamos decidido en plena conciencia. Veremos como nos sentiremos mucho mejor al no acumular tensiones y estrés no reconocidos que nos afectan psicosomáticamente, porque estamos hechos de mente y cuerpo.


*Psicóloga clínica, contacte con ella llamando al 090-2245-4021 o por correo electrónico : consultas@hotmail.co.jp

 

 

Publicidad

4 Comentarios

  1. Hola buenas tardes. A mi me dan palpitaciones y mi respiracion es tan rapida que siento que me ahogo. No se como controlarme, despues que termino de comer me dan estas palpitaciones o mientras duerko de despiertan y se me entumen los brazos y duele mi cabeza. Tengo rectificacion cervical y pues tambien me dicen que se puede deber a esto. Sera esto posible. Gracias

  2. A mi me pasa esto cuando discuto con una
    Japonesa del trabajo. Me duermo tan enojada
    que derepente me despierto con esas palpitaciones.
    O se debe tambien cuan estoy muy cansada y
    Me paso de cafeina. . .

  3. A mi me pasa eso y apenas tengo 13 años y enveses me empiesa a latir el corazon muy rapido y pues tengo miedo de que sea algo grave alguien me puede ayudar porfavor

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*