“Mi hijo pasa el día en la enfermería de la escuela japonesa . No será chu ni byo?”

Categoría: Blogs,Comunidad,Nélida Tanaka,Tapa,Tokio |

La doctora Nélida Tanaka explica lo que puede estar ocurriendo con su hijo adolescente.

Psicóloga Nélida Tanaka

Psicóloga Nélida Tanaka

“Fue un shock saber que nuestro hijo se pasa el día en la enfermería de la escuela. Su profesor nos dijo que aunque no entre al aula, mientras esté en la enfermería no se le calificará como ausencia. En la casa le preguntamos porqué no va a su aula pero se queda callado. No sé qué es lo que piensa, ya tiene 14 años; él sabe cuan importante es estudiar, si siempre le hemos dicho.Tanto mi marido como yo somos profesionales y no queremos que nuestro hijo tenga que pasárselas en una fábrica como nosotros. Unos amigos nos dijeron si no será “chu ni byo”, querríamos saber de que se trata esto y qué podríamos hacer”.

Qué preocupación para los padres saber que el hijo no entra al aula y que no les explique la razón, pero tal vez sea que ni él mismo sepa el porqué. Su hijo está en la adolescencia, un período lindo en la vida, aunque tambien muy turbulento y duro, con radicales cambios físicos, cognitivos, psicológicos y búsquedas existenciales. El adolescente se enfrenta a muchas tareas que debe sobrepasar, entre ellos, independizarse psicológicamente de los padres, definir sus valores, su identidad, algo que no es fácil.

El hecho de que su hijo vaya a la escuela, pero que no pueda entrar al aula quiere decir que por un lado, él tiene la intención de estudiar, ha recibido el mensaje de los padres y sabe muy bien la importancia del estudio, pero que por otro lado, hay algo que le impide avanzar por más que quiera, lo que se simboliza en la dificultad de entrar al aula.

¿Porqué no puede entrar al aula? Las razones dependen de la persona y algunas veces pueden ser varias. Dificultad para entablar relaciones humanas, hostigamiento, ansiedad hacia algo que todavía no puede definir, algo que requiere un proceso de búsqueda.

Entonces ¿qué podemos hacer los padres ante esta situación? ¿Qué haríamos normalmente ante una persona que está en dificultades? Básicamente es la misma posición. Alentarlos, hacerles saber que estamos a su lado, no forzarlos a enfrentar algo que ellos están temiendo en ese momento.

Tomen suficiente tiempo para escuchar qué es lo que aflije a su hijo. No le fuercen a que entre al aula, esto es contraproducente. En el fondo, él mismo desea hacerlo y si no quiere explicar su resistencia a entrar al aula, respeten su silencio. Algunas veces es por orgullo que uno no quiere decirlo, algunas veces ni él mismo puede articular la razón porque él mismo está una búsqueda.

Tenga un contacto frecuente con su profesor o con la persona que más pueda ser de ayuda en el colegio. También es importante verificar las reglas del colegio. En el caso que exponermos en esta columna, la escuela cuenta con la enfermería como asistencia. Algunas reglas difieren según el director de la escuela.

 

Una típica enfermería de escuela japonesa

Una típica enfermería de escuela japonesa

 

¿qué podemos hacer los padres ante esta situación? Alentarlos, hacerles saber que estamos a su lado, no forzarlos a enfrentar algo que ellos están temiendo en ese momento.

 

Luego, si hay posibilidad de hostigamiento, a menos de que se trate de algo severo que necesite la intervención drástica de los adultos, su hijo necesita tener la experiencia de poder enfrentar a la persona que lo hostiga y que logre controlar la situación. Esta experiencia exitosa le dará seguridad y alimentará su autoestima. Esto será posible gracias al sentimiento de que los padres lo apoyan, lo cual le dará la confianza de entablar relaciones con otras personas y será la presencia de amigos en el aula que le dará la fortaleza de enfrentar las dificultades.

En caso de que se trate de asuntos más profundos y que implica aspectos existenciales, tenemos que tener paciencia pues es un proceso de búsqueda como señalé anteriormente.

Si pensamos un poco, es mucho más difícil la tarea de definir la identidad para un muchacho que tiene dos raíces y vive en un país diferente al suyo o al de sus padres. Sin embargo tambien se logra más. Si nos damos cuenta del verdadero peso de lo que nuestros hijos están atravesando, podremos tener más paciencia y comprensión.

De todos modos, cualquiera sea la tarea que enfrente su hijo, lo fundamental es que él mismo pueda tomar sus decisiones después de haber sobrepasado el conflicto, lo que indicará que se está independizando psicológicamente. Algunas veces una psicoterapia ayuda a elaborar este proceso. Cada colegio tiene un psicólogo (school counselor). Si su hijo tiene la intención, consultar con el psicólogo puede ser una alternativa. Pero el apoyo y la comprensión de los padres es imprescindible, es lo que le otorga fortaleza y valor.

Finalmente, unas palabras sobre el “chu-ni-byo”, que traducido literalmente es “enfermedad del 2do año de secundaria (chugakko)”. Este es un término reciente que nació casualmente en un programa de radio cuando un artista dijo, con mezcla de humor, que todavía no se había curado del “chunibyo”, es decir de la mentalidad del adolescente caracterizada por el desarrollo del pensamiento crítico, por un deseo de independencia rechazando la cercanía de los padres, con un ego inflado y con la necesidad de ser aceptado por otros. Este término se fue popularizando a través del internet, pero no se trata de una enfermedad o transtorno.

(*) Psicóloga clínica radicada en Japón. Contacte con ella llamando al 090-2245-4021 o por correo electrónico: consultas@hotmail.co.jp

 

 

 





Escrito por el 15/11/2014. Categoría Blogs, Comunidad, Nélida Tanaka, Tapa, Tokio. Puedes seguir las respuestas a esta entrada mediante RSS 2.0. Los comentarios están cerrados, pero puedes hacer un trackback de su propio web.