Para evitar la soledad, lanzan en Japón programa para que ancianos vivan con estudiantes

 

Universitarios también se benefician al no pagar alquiler

Anciano

Una ONG con sede en Tokio ha puesto en marcha un proyecto para ayudar a los ancianos que viven solos, y que consiste en animarlos a que compartan techo con estudiantes universitarios de la zona.

De este modo, también se beneficia a los estudiantes, que encuentran un sitio donde vivir.

Yomiuri Shimbun visitó a Minoru Hasegawa, un hombre de 80 años que cobija en su casa a Koichira Fujikura, un estudiante de 23 años de la Universidad de Tokio. Ambos comparten su pasión por el béisbol. El joven vive en casa del anciano desde enero de 2014.

El proyecto se llama “Hitotsu yane no shita project” y ha sido lanzado por la ONG Macchingu Hongo.

Para difundirlo, la ONG distribuye volantes a personas mayores que viven solas y universitarios que estudian en la zona. Para unir a unos y otros, Macchingu Hongo busca a estudiantes que puedan satisfacer los requerimientos o necesidades de los ancianos (como comer juntos dos o tres veces por semana) y que tengan intereses comunes (el béisbol en el caso mencionado).

Hasta el momento, tres ancianos e igual número de universitarios están viviendo juntos gracias al programa.

El hijo mayor de Minoru Hasegawa, Dai (47), forma parte de la ONG. “Hay muchas personas mayores como mi padre que viven solas. Estas personas y sus familias están realmente preocupadas por su salud y seguridad. Quería hacer algo para resolver el problema”, explica a Yomiuri.

Aquí se busca que todos ganen.

Otro integrante de la organización dice que la iniciativa brinda a los estudiantes la oportunidad de integrarse a la comunidad local y reducir costos de manutención, pues no tienen que pagar alquiler. Al mismo tiempo, ayuda a los ancianos a llevar una vida más activa y por ello, probablemente, a prevenir enfermedades.

La soledad no afecta únicamente a los ancianos. La investigadora Satoko Hotta dice que hay estudiantes solitarios, con dificultades para lidiar con la vida, motivo por el cual, vivir con otra persona, como una familia, les ofrece nuevas conexiones y roles que los integran a la vida en sociedad.

El gobierno local ha expresado su deseo de apoyar la iniciativa, pues considera que tomar medidas contra el aislamiento de las personas mayores es un asunto importante.

Este tipo de proyectos no es nuevo en Japón. En abril de 2013, la Universidad de Fukui y el gobierno de la prefectura del mismo nombre iniciaron un programa conjunto para que ancianos que viven solos compartan sus casas con estudiantes universitarios.

Sin embargo, la iniciativa no ha tenido mucho éxito, entre otras razones debido a la oposición de los parientes de los ancianos por miedo u otros problemas.

Un representante de la ONG Live&Live explica que los japoneses son fuertemente reacios a permitir que otras personas se queden en sus casas. Por ello, para que los proyectos prosperen, es importante que se generen oportunidades para desarrollar el entendimiento mutuo, incluyendo minuciosas entrevistas hechas con antelación.

Se estima que el número de gente de 75 años o más que vive sola en Japón aumentará de 2,69 millones en 2010 a 4,72 millones en 2030. (International Press)



Publicidad