Desde abril el impuesto de residencia en Japón será descontado del salario

Otro cambio aumentará el costo de la tasa por jubilación.

 

Japón quiere detener la evasión fiscal en los municipios.
Japón quiere detener la evasión fiscal en los municipios.

A partir del nuevo Año Fiscal 2015 habrán dos cambios importantes en el sistema de contribuciones en Japón. Uno aumentará la tasa por jubilación y el otro obligará a las empresas a descontar el impuesto residencial del salario de los trabajadores.

Desde el próximo mes el valor de la contribución mensual al Plan de Jubilación Nacional (Kokumin Nenkin) va a costar 360 yenes más caro para subir hasta los 15.590 yenes. Además habrá un reajuste en el beneficio de la jubilación que será reducido en 0,5%.

Otra novedad a partir del nuevo Año Fiscal será la forma de pago del impuesto residencial (juminzei) que pasará a ser descontado mensualmente del sueldo de todos los trabajadores asalariados, inclusive los empleados tercerizados (haken) y los temporales (arubaito).

Hasta ahora ese tipo de impuesto podía ser pagado por los contribuyentes después de recibir en junio, en la mayoría de casos, las facturas de parte del municipio. Desde este mes de abril, en varias ciudades japonesas, las empresas serán obligadas a efectuar ese descuento del salario.

El objetivo es impedir la evasión fiscal de ese tributo por parte de los asalariados. Quienes trabajan para empresas que adoptarán este sistema verán reducido el valor de su ingreso líquido, pero será solo en la forma de descuento. El valor del tributo será seguirá siendo el mismo.

El impuesto residencial es obligatorio para todos, inclusive para los extranjeros, salvo los turistas. Quien no cumpla con el pago del juminzei tendrá dificultades a la hora de renovar su visa o para solicitar la visa permanente. (International Press)

 

 



Publicidad