Exministro japonés recibió más dinero sucio del que admitió

Se le entregó dinero para facilitar la visa de unos extranjeros, según involucrado

Akira Amari
Un empleado de la empresa de construcción involucrada en el escándalo de corrupción que provocó la dimisión del exministro Akira Amari declaró que sus asistentes recibieron más dinero del que este admitió durante la conferencia de prensa en la que anunció su renuncia.

Takeshi Isshiki aseguró, en entrevista concedida a Kyodo, que les entregó a los asistentes de Amari 8 millones de yenes (68.300 dólares), no solo los 6 millones yenes (51.200 dólares) que Amari reconoció.

Los desembolsos se hicieron entre agosto de 2013 y diciembre de 2015.

De acuerdo con Isshiki, la empresa realizó 53 pagos en efectivo de 150.000-200.000 yenes (1.280-1.700 dólares) en concepto de “gratificaciones y gastos por la mediación (de Amari) para obtener una ventaja en las negociaciones de compensación con la Agencia de Renacimiento Urbano” con respecto a un conflicto que involucraba un proyecto de desarrollo de viviendas.

La agencia estatal acordó pagar a la empresa de construcción alrededor de 16 millones de yenes (136.000 dólares) en mayo de 2012 y unos 220 millones de yenes (1,87 millones de dólares) en agosto de 2013, en compensación tras varios años de negociaciones.

El caso se hizo público el 20 de enero gracias a la revista Shukan Bunshu.

De los 6 millones de yenes que dijo haber recibido, Amari admitió que a él directamente le entregaron 500.000 yenes (4.200 dólares) en su despacho ministerial en Tokio en noviembre de 2013 y la misma cantidad en su oficina en Kanagawa en febrero de 2014.

Isshiki negó que el millón de yenes (8.500 dólares) que se le entregó en persona a Amari estuviera destinado a felicitarle por su toma de posesión y apoyar sus actividades políticas como él alegó.

Amari sabía que el dinero era en agradecimiento por su intervención para favorecer a la empresa de construcción en su disputa con la agencia estatal, y en particular por los 220 millones de yenes que recibió.

Por otro lado, Isshiki declaró que le entregó 400.000 yenes (3.410 dólares) a un asistente de Amari para que lo ayudara a facilitar la obtención de visado a unos extranjeros. (International Press)

Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*


*