Ganancias de Nintendo caen a menos de la mitad

 

Compañía japonesa registra un descenso de las ventas de sus dispositivos portátiles

Splatoon

Antonio Hermosín / EFE

Nintendo vio caer sus ganancias a menos de la mitad en 2015 debido sobre todo a las peores ventas de sus videoconsolas portátiles, informó la compañía, que también anunció el lanzamiento de su plataforma de nueva generación para 2017.

En el último año fiscal nipón, que concluyó el pasado 31 de marzo, el histórico fabricante de Kioto (oeste) cosechó un beneficio neto de 16.505 millones de yenes (131 millones de euros), un 60 por ciento menos que en el ejercicio anterior.

Su beneficio operativo ascendió a 32.881 millones de yenes (261 millones de euros), un 32,7 por ciento más que en el ejercicio precedente, mientras que su facturación por ventas retrocedió un 8,4 por ciento hasta los 504.459 millones de yenes (4.007 millones de euros).

Sus resultados mixtos de 2015 se vieron marcados por una caída de las ventas de la familia de dispositivos portátiles 3DS y títulos para los mismos, que representan la mayor parte de la facturación de Nintendo, y que anularon el efecto positivo de la recuperación de la consola doméstica Wii U.

La 3DS se resintió por la ausencia de “títulos mayores” como “Pokémon Omega Ruby/Pokémon Alpha Sapphire” o “Super Smash Bros”, éxitos de ventas en el ejercicio anterior, según explicó Nintendo.

La empresa vendió un total de 6,79 millones de dispositivos de la familia 3DS y 48,52 millones de juegos para esta plataforma, cifras que suponen descensos de en torno al 25 por ciento respecto al ejercicio precedente.

De la Wii U, su videoconsola doméstica, se vendieron 3,26 millones de unidades en todo el mundo, un 3,5 por ciento más que el año anterior, mientras que sus ventas de software avanzaron un 12 por ciento hasta los 27,36 millones de unidades.

El repunte de la Wii U, que no obstante sigue muy lejos de sus principales competidoras -la PlayStation 4 de Sony y la Xbox One de Microsoft- se debió al lanzamiento de dos grandes éxitos, “Super Mario Maker” y “Splatoon”, de los que se vendieron respectivamente 3,52 millones y 4,27 millones de unidades, destacó Nintendo.

Asimismo, sus resultados se vieron mermados por una reevaluación de sus activos debido a tipos de cambio desfavorables, lo que resultó en un saldo negativo de 18.300 millones de yenes (145 millones de euros).

Durante el actual ejercicio, la empresa prevé reforzar su apuesta por su servicio de videojuegos descargables para teléfonos inteligentes, así como desarrollar “nuevas aplicaciones” que permitan expandir su base de negocios, según señaló en su nota.

El pasado marzo, Nintendo se estrenó en el mercado de los juegos para teléfonos inteligentes con “Miitomo”, el primero de una serie de cinco títulos para este tipo de dispositivos que la empresa prevé lanzar en el ejercicio en curso y desarrollados conjuntamente con la japonesa DeNA.

A partir de estos “esfuerzos”, Nintendo prevé lograr en el actual ejercicio un beneficio neto de 35.000 millones de yenes (278 millones de euros), más del doble que el registrado este año.

Según sus estimaciones, su beneficio operativo avanzará un 37 por ciento hasta los 45.000 millones de yenes (357 millones de euros), pese a que las ventas retrocederán un 0,9 por ciento hasta los 500.000 millones de yenes (3.973 millones de euros).

 



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario