Restaurante en Japón prohíbe el ingreso a personas con olor a cigarro

Categoría: Cultura,Curiosidades,Gastronomía,JAPÓNICA,Zero |

 

Establecimiento en Tokio busca preservar la pureza del aroma del kare

Foto Facebook Kyobashiya Kare

Foto Facebook Kyobashiya Kare

Si hueles a humo de cigarro, más vale que no te acerques al restaurante Kyobashiya Kare porque no te van a recibir.

Un cartel en la entrada el establecimiento ubicado en Tokio dice que las personas que huelan a tabaco tienen vedado el ingreso.

Eso significa la prohibición no solo afecta a los fumadores. Una persona que antes estuvo expuesto al humo del cigarro (en su trabajo, casa, donde sea) y se ha impregnado de su olor tampoco podrá entrar.

El gerente del restaurante, Tomoyo Yukino, explica que el propósito de la singular medida es que sus clientes puedan disfrutar de su kare al máximo, deleitándose con su aroma “en su forma más pura”, revela el sitio RocketNews24.

Yukino cuenta que rechaza a unas 30 personas al mes. Aunque muchos aceptan el veto sin quejarse, el gerente dice que ha recibido un montón de gritos de gente enfurecida. Sin embargo, él lo acepta como parte del precio a pagar para preservar la atmósfera de su restaurante.

Ojo que el Kyobashiya Kare no es cualquier restaurante. En el sitio de críticas Retty tiene una calificación promedio de cinco estrellas; en Facebook, 4,4 estrellas; y en el sitio especializado en comida y restaurantes Tabelog, 3,5 estrellas.

En las redes sociales, muchos elogian la iniciativa y afirman que el restaurante tiene derecho a elegir a sus clientes. Sin embargo, un usuario se pregunta si con esta política el negocio durará. Como sea, si el restaurante quería diferenciarse del resto y llamar la atención de los medios lo ha logrado. (International Press)

Foto Kyobayashi Kare

Foto Kyobashiya Kare

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*





Escrito por el 31/05/2016. Categoría Cultura, Curiosidades, Gastronomía, JAPÓNICA, Zero. Puedes seguir las respuestas a esta entrada mediante RSS 2.0. O dejar tu opinión.