Cuando ser extranjero en Japón te puede convertir en una “celebridad”

 

Ventajas y desventajas de una fama inesperada

japon

Ser extranjero en un pueblo en Japón en el que sus habitantes no están habituados a tratar con extranjeros (muchos quizá nunca han interactuado con uno) puede convertirte en una celebridad. Eso le ocurrió a Alex Sturmey, un profesor británico que vivió una fama inesperada mientras vivió en una localidad en la prefectura de Ibaraki.

En aquel entonces no hablaba japonés y se preguntaba cómo podría hacer amigos. Lo que nunca imaginó es que tendría que aprender a lidiar con su condición de “estrella” simplemente por ser extranjero, sin necesidad de hacer nada.

Un amigo japonés le explicó que en el campo mucha gente tiene pocas oportunidades de tratar con extranjeros, así que cuando encuentra una se lanza tras ella. Es curiosidad y fascinación por lo diferente.

Alex hace notar que no necesariamente tienes que ser occidental para llamar la atención, pues ha tenido amigos de otros países de Asia que han despertado la misma curiosidad y fascinación que él gracias a su acento o por hablar otro idioma.

En el sitio web Gaijinpot, Alex revela hechos singulares que vivió gracias a su celebridad.

Durante la celebración de un festival, Alex estaba con un grupo de amigos cuando de pronto se les acercó un japonés para bombardearlos a preguntas. ¿De dónde son? ¿Por qué están en Japón? Cosas así. Acto seguido les obsequió una caja de donuts y les presentó a una mujer a la que llamó “Miss Japón”.

Otra vez estaba con un amigo en la calle viendo un número de baile cuando de la nada apareció el alcalde, agarró a ambos y los empujó a participar en el show. Alex no se dio cuenta de la magnitud de lo ocurrido hasta que el lunes, en la escuela, alumnos y profesores hablaban de ellos comentando sus habilidades en el baile. Habían sido la atracción.

En el campo con frecuencia te piden que participes en eventos locales, dice Alex. Eso es bueno porque te acerca a la comunidad, rompes barreras, reduce la sensación de aislamiento que podrías sentir por ser extranjero, te da la oportunidad de hacer amigos, etc.

No todo es positivo, sin embargo. ¿Quién no ha escuchado a un famoso decir que a veces extraña el anonimato, pasar desapercibido, no sentir que un montón de ojos lo están chequeando al milímetro?

Alex dice que una de las desventajas de la celebridad en un pueblo japonés es que como todos sabes quién eres, dónde trabajas, etc., todos tus actos son objeto de un minucioso escrutinio. Y no hablamos de emborracharse y hacer un poco de lío, sino de algo tan simple como cruzar en medio de la calle y no en la esquina como corresponde.

Otra desventaja: sales de tu casa a comprar algo y se te acerca alguien para acribillarte a preguntas. Puede ser divertido, pero también algo fastidioso cuando solo quieres un poco de tranquilidad.

Pese a estos inconvenientes, el balance para Alex es positivo. En una gran ciudad eres uno más, pero en un pueblo puedes ser parte de una comunidad.

Ahora bien, esto no significa que a todos los extranjeros les ocurra lo mismo que a él. Puede haber tantas experiencias distintas como personas que las viven. (International Press)

 



Publicidad

LECTOR

Deja tu comentario